Se podrán apreciar grandes ejemplos de textiles empatados con cuadros de los mejores pintores.

Texto el mayate. Fotos: Cortesía Edoardo Esparza Chavarría / Secretaría de Cultura. 

Al considerar como hecho histórico la muestra “Arte de los pueblos de México. Disrupciones indígenas”, la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, destacó la grandeza que contiene el arte de las comunidades indígenas a través de unas 500 piezas que se presentan en el Museo del Palacio de Bellas Artes (MPBA). 

Durante la ceremonia de inauguración, realizada la noche del 26 de enero en el vestíbulo principal del recinto, la encargada de la política cultural del país dio la bienvenida a las culturas indígenas “a su Palacio de Bellas Artes”; ahí, afirmó: “El hecho de que hoy estemos inaugurando una exposición en la Sala Nacional de Bellas Artes, donde nunca se había expuesto con esta grandeza y con el señorío que contiene el arte de los pueblos, es un hecho histórico”, afirmó.  

Cortesía Edoardo Esparza Chavarría / Secretaría de Cultura. 

Destacó que en esta muestra están los “pueblos que han resistido cinco siglos, han resistido con señorío para sostener su lengua, su creación, su cosmovisión, el cuidado y amor a la tierra y la transformación en piezas de arte que vamos a admirar en esta exposición”; y reconoció la visión del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “por poner estos temas y la grandeza de las culturas de nuestro país en el centro de nuestra agenda”. 

Acompañada de la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Lucina Jiménez López; el director del MPBA, Miguel Fernández Félix; los curadores Juan Rafael Coronel Rivera, Octavio Murillo y Lucía Sanromán, así como el promotor textil Hilan Cruz y la maestra Carmen Vázquez Hernández –Premio Nacional de Artes en artes y tradiciones populares 2019-, entre otros, la titular de la Secretaría de Cultura federal comentó que en el Palacio de Bellas Artes se podrán apreciar “grandes ejemplos de textiles empatados con cuadros de grandes pintores”, destacando la obra de Julia López, pintora guerrerense indígena, quizá la única viva con esta grandeza. “Hay una sección que tiene que ver con el Istmo, con Tehuantepec y con Juchitán y sus expresiones”. 

Asimismo, Frausto Guerrero dijo que en este tipo de coleccionismo se van desentrañando historias, lectura extraordinaria que realizaron Juan Rafael Coronel Rivera, Octavio Murillo y Lucía Sanromán con la curaduría de las colecciones públicas y privadas que estarán abiertas al público.  

De igual forma, agradeció la presencia de las y los presentes, comprometidos con la cultura, independientemente del ámbito en el que desarrollan sus actividades, y agradeció a los representantes de las Secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, “con quienes también protegemos y tejemos posibilidades que antes pensábamos imposibles para la protección del patrimonio”.  

Cortesía Edoardo Esparza Chavarría / Secretaría de Cultura. 

Un hito en la historia del arte y los museos de México 

Por su parte, la directora general del Inbal, Lucina Jiménez López, destacó que esta muestra “marca un hito en la historia del arte y los museos en México y expresa una postura ética, estética y política.  Es un acto de justicia”, ya que por primera vez este recinto abre sus salas nacionales, que han albergado la obra de grandes artistas de México y el mundo, para recibir el quehacer artístico de las diversas culturas “que son la sabia de nuestra diversidad cultural. Al arte que nace de la tierra”. 

Precisó que esta exposición, que se enmarca en la celebración por el 75 aniversario de la creación del Inbal, “cuestiona la lectura única de nuestra historia y cultura. En cambio, con respeto y con amor, reconoce, celebra, dignifica y engrandece el aporte de la creación comunitaria en la conformación del México diverso que somos y su influencia en nuestra modernidad estética, a través de la obra de grandes creadores”.  

Asimismo, expresó que en esta exposición “están las muchas patrias y las muchas matrias bordadas, talladas y esculpidas en creaciones que significan belleza y vida en comunidad como testimonio de deseos históricos y presentes al estar expuestas desde un discurso estético, alejado de toda visión etnográfica o folclorización, son obras que revelan la autonomía estética de los pueblos de México”. 

Por último, agradeció a las comunidades creadoras indígenas, quienes, desde distintas geografías y culturas, se reunieron en este espacio museístico para hablar de arte y vida, así como a directivos, trabajadores, curadores y artistas que hacen posible esta exposición integrada por 500 obras procedentes de acervos públicos, privados y de las propias comunidades. 

Al referirse a la exposición, Juan Rafael Coronel Rivera mencionó que el concepto curatorial nace de la idea de equiparar el arte indígena con el resto del arte que se ha hecho en México a través del tiempo. Esto pareciera algo sencillo, pero en realidad es la primera vez que sucede y se reconoce en un recinto de esta categoría, dijo. 

“Tenemos que empezar a ver al arte fuera de los cánones de Occidente. No puede ser que un grupo tan reducido esté marcando la linealidad visual de siete mil millones de personas. Tenemos que comprender que lo que vamos a ver aquí son obras de arte, así fueron seleccionadas; conforman una estructura visual cognitiva filosófica completamente estructurada como cualquier otra cultura, con piezas fantásticas y realmente extraordinarias”, agregó el también fotógrafo, poeta, curador e historiador de arte y editor.  

Cortesía Edoardo Esparza Chavarría / Secretaría de Cultura. 

En tanto, el promotor textil Hilan Cruz externó su alegría de estar en el Palacio de Bellas Artes. “Me llena de orgullo saber que, con mi trabajo, no solo mis manos y mi mente se van a observar, sino también toda la cultura que me han dejado mis abuelos y todos mis antepasados”. 

Destacó el interés de directivos y curadores, ya que “son los intermediarios que hicieron posible que la cosmovisión de nuestros pueblos sea entendida de alguna manera por ustedes. Si bien es cierto que no hay un contexto sobre nuestro trabajo, esto es una forma de acercarnos a lo que día a día vemos”. 

La exposición estará abierta al público a partir de este jueves 27 de enero, en el marco de la campaña #VolverAVerte, enlas salas “Diego Rivera”, “Nacional”, “Paul Westheim” y “Justino Fernández” del Palacio de Bellas Artes, que abre al público de martes a domingo de 11:00 a 17:00 horas.  

La muestra reúne obras de 45 pueblos indígenas de México y provienen de más de 50 acervos, entre los que se encuentran la Colección “Roberto Montenegro” del Inbal, así como otras provenientes del Museo Nacional de Antropología, del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, del Museo “Franz Mayer”, del Museo Nacional de Culturas Populares, del Museo Casa Estudio “Diego Rivera y Frida Kahlo”, de Fomento Cultural Citibanamex, del Museo Textil de Oaxaca, del Museo Comcáac y de la Universidad Autónoma de Baja California, así como de particulares. 

Durante la exhibición habrá estricto apego a las medidas para el cuidado de la salud, entre las que se encuentran: instalación de un filtro sanitario con aplicación de gel antibacterial, revisión de la temperatura que no rebase los 37.5ºC, uso obligatorio de cubreboca, respeto a la sana distancia y aforo limitado.