En Querétaro festejan a la virgen del Carmen a pasar de la tercera ola que vive el país por el Coronavirus.

Texto el mayate. 18 julio 2012. Fotos: Fernando Camacho/el mayate.

El pasado viernes se festejo el santoral a la Virgen del Carmen y en Querétaro los fieles y creyentes a la imagen de la virgen no dejaron pasar la oportunidad de darle gracias en el templo de Nuestra señora la Virgen del Carmen, ubicada entre las calles céntricas de Morelos y Juárez en el centro histórico.

La fe por la virgen hizo acumulación de gente que tenia que hacer fila para pasar al templo o para comprar su imagen, un escapulario que si lo deseaba sería bendecido por un fraile en la parte exterior. Las campanas entonaban su canto de alegría por este día, pero a pesar de todo esto, hay momentos que se olvida que se está en una pandemia donde el Coronavirus se ha vuelto un poco más letal y en una tercera ola de contagios, no esta respetando a los vacunados y no vacunado, jóvenes o niños, y ni se diga de los adultos.

A pesar que personal cuidaron la seguridad, el flujo de personas que ingresaban al templo para no exceder el límite permitido, los enojos y malestares no se hicieron esperar, y gente deseaba estar dentro del recinto religioso, sin importarles el riesgo que corrían, no solo ellos, si no los demás por que este enemigo microscópico está alterando el sistema, que los síntomas ya no se sienten y podríamos estar infectados sin saberlo e infectara otros.

Esperamos que esta felicidad no se transforme en llanto y entendamos que debemos cuidarnos todos, que esto no ha terminado, la pesadilla sigue, aunque este soleado el día y no aparente peligro alguno. El regresar al confinamiento obligatorio volverá a afectar a cientos o miles de personas con el cierre de negocios, la cancelación de empleos y la saturación de hospitales para los servicios médicos.

Estaríamos siguiendo los pasos del cangrejo, hacia atrás, por no intentar esperar, Las imágenes religiosas siempre estarán ahí para brindar confort y alivio, pero la vida no, por eso hay que cuidarla.