Andrés Manuel López Obrador visitó Tlaxcala, fue recibido con aplausos, sin embargo al Gobernador Marco Mena le llovieron las rechiflas en San Pablo del Monte, Tlaxcala.

Texto El Mayate. 04 enero 2020. Fotos © Fernando Camacho.

El viernes pasado el municipio de San Pablo del Monte tuvo la visita del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, esto como parte de su gira número 20 por el territorio nacional “Diálogos con los Pueblos Indígenas”, el lugar del encuentro con el presidente de la república fue en un deportivo, para ser precisos, en el diamante del campo de beisbol, por cierto, deporte predilecto del mandatario nacional. El espacio para esta reunión fue ocupado por un par de miles, oriundos de San Pablo del Monte, (donde sus pobladores aún hablan su lengua materna, el Náhuatl) así como paleros del gobierno estatal que fueron a gritar consignas de apoyo el gobernador y tapar los gritos de inconformidad hacia este.

López Obrador acompañado por representantes de lenguas indígenas leyeron sus peticiones y necesidades al presidente Tabasqueño; una notable muestra de la falta de interés por parte del Gobernador del estado hacia este sector de la población que prefiere “terminar con la pobreza” en el territorio tlaxcalteca, pero no se preocupa (por lo visto) de ese sector donde por desgracia se están perdiendo las lenguas maternas, y no se está ayudando a sus necesidades.

Las comunidades con población indígena donde su mayoría se encuentran asentadas a las faldas del Volcán La Malinche, ubicadas en los municipios de Chiautempan, Ixtenco, Mazatecochco de José María Morelos, Contla de Juan Cuamatzi, Tepetitla de Lardizabal, Santa Cruz Tlaxcala, Tenancingo, San Luis Teolocholco, La Magdalena Tlaltelulco y San Francisco Tetlanohcan, presentaron sus propuestas y demandas, donde comenzaron haciendo referencia del mal estado de los caminos que se dirigen las diferentes comunidades, muchas de ellas sin pavimentar y sin una rehabilitación adecuada.

Pidieron construir un distribuidor vial en San Pablo del Monte y en Tenancingo, la ampliación del camino hacia San Isidro Buen Suceso y Tlaltepulco, mencionaron que en varias de las comunidades se necesitan obras de mantenimiento en los servicio básicos como la red de agua potable, energía eléctrica así como en el tratamiento de las aguas residuales, etcétera. Pidieron respeto de las autoridades a su autonomía, de su sistema de impartición de justicia, así como un llamado a los partidos políticos y funcionarios para que respeten las decisiones de las asambleas, como las asambleas de autoridades.

Que se reconozcan como municipio las poblaciones de San Isidro Buen Suceso, Guadalupe Ixcotla, entre otros para no ser excluidos y ser reconocidos como pueblo indígena; el apoyo de recursos económicos y humano paras las policías comunitarias y municipales que resguardan la zona de las faldas del Volcán La Malinche donde el principal problema son los talamontes; el reconocimiento de las tierras y territorios de los pueblos indígenas para solucionar los conflictos agrarios y territoriales entre los pueblo y con el vecino estado de Puebla.

Demandaron leyes para defender al agua dulce que genera las faldas del Volcán Matlalcueyetl-Malitzi así como su reforestación; el materia de educación que es un tema fundamental, pidieron la mejora y construcción de escuelas para fortalecer la cultura, así como las lenguas Náhuatl y Otomí, la creación de una universidad multicultural que implemente la educación el Náhuatl y Otomí. Por último pero no menos importante pidieron la creación Centro Coordinador de Pueblos indígenas y una radio difusora cultural indígena en el estado de Tlaxcala.

El inicio de esta gira del presidente de la república para entablar un diálogo con pueblos indígenas, conocer sus necesidades y carencias arrancó en Tlaxcala, en uno de los municipio donde su población tiene como lengua madre el Náhuatl, se espera que todas esas peticiones que los pueblos indígenas le hacen al presidente Andrés Manuel López Obrador, no sean de oídos sordos y realmente se le de a los hablantes de lenguas madre de todo el territorio nacional ese apoyo que desde hace muchas décadas han carecido.