El Sepomex hace público y ante medios de comunicación las carencias que tienen, pero a pesar de todo, siguen ofreciendo servicio al público, su secretaria general en Tlaxcala Rosaura Ayala expuso, “Si Santa Claus no recibió la carta, los Reyes Magos si las recibirán”.

La secretaria general del Sepomex en Tlaxcala, habla de las carencias y la situación que viven.
Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

Texto El Mayate. 26 diciembre 2019. Fotos ©Fernando Camacho .

Después de 4 años de estar “olvidados” trabajadores del Servicio Postal Mexicano (Sepomex) en Tlaxcala, en voz de su secretaria general Rosaura Ayala Hernández, piden una solución pronta a sus demandas, pues la falta de insumos de oficina, uniformes, refacciones para los vehículos de reparto, entre otras, se han visto en disminución afectando el servicio al consumidor que sigue confiando en el Sepomex para el envío de su correspondencia y paquetes.

Los pasados días 23 y 24 de diciembre personal de este servicio postal realizó un pequeño paro de labores, acción que se tomó a nivel nacional, como parte de un llamado de atención al Gobierno de Mexico, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, donde Manuel Fermín Acevedo, secretario Nacional de Sepomex, pide volteen a ver en las condiciones que trabajan alrededor de 14 mil empleados a nivel nacional de este servicio postal.

Pero en el caso de Tlaxcala, que también apoya estas acciones nacionales, han decidido trabajar bajo protesta, para no afectar a la ciudadania, pero mostrando con pancartas las deficiencias que tienen, tanto repartidores como personal auxiliar, donde ellos han puesto de su bolsa para poder realizar eficientemente su labor diaria.

Las nuevas tecnologías móviles están haciendo que poco a poco y preocupantemente el correo postal desaparezca poco a poco, dejando a cientos o a miles sin empleo, gracias a los correos electrónicos y a las empresas de paquetería que ofrecen sus servicios a más de cien pesos, dejando poco a poco al Sepomex en el abandono, como se está viendo en estos tiempos, donde para trabajar bien hay que invertirle, donde el trabajador tiene que poner de su salario para poder cumplir las expectativas laborales.