Felipe Ávila Espinosa, director general del INEHRM, nos ilustra respecto a la Revolución mexicana, como la primera revolución social del siglo XX.

 Texto El Mayate. 23 noviembre 2019. Foto © Fernando Camacho

La Revolución es el movimiento social más estudiado del siglo XX, según la historiografía mexicana, esta transformó las estructuras sociales, económicas y políticas del país y sentó las bases para la evolución de este México, aseguró Felipe Ávila Espinosa, director general del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

En esta conversación de la Revolución mexicana, como la primera revolución social del siglo XX, que tuvo sede de la Secretaría de Cultura en Tlaxcala, el también historiador afirmó que un evento como este, que transformó al país, no hubiera sido posible sin la participación ciudadana: “Los cambios importantes son los que hace la gente, son la piedra, el eje fundamental de las verdaderas transformaciones”.

Al hacer un análisis del movimiento, Ávila Espinosa resaltó que puso fin a un régimen dictatorial que había suprimido las libertades políticas y que se había convertido en un obstáculo para el desarrollo nacional.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

El coautor de Historia breve de la Revolución Mexicana, el investigador comentó que vencer la resistencia de lo que se ha denominado Antiguo Régimen y destruir sus cimientos “el Estado y el Ejército Federal”, llevó varios años, en los que después del triunfo de los ejércitos revolucionarios (el constitucionalista, el villista y el zapatista), y la guerra civil entre ellos, el constitucionalismo se irguió como la corriente triunfadora de la Revolución.

Resaltó que la historia no es “cosa muerta, sino una serie de acontecimientos que quedaron como referencia, es un diálogo entre el presente y el pasado”, por lo que establecer diálogos abiertos al público como el que se dio en el Palacio de Cultura permiten recuperar el tejido social, fortalecer vínculos de identidad, para saber de dónde venimos y analizar a dónde vamos.

El especialista en la historia de Emiliano Zapata y el zapatismo, recordó que el acceso a la salud, a la educación, las jornadas laborales de ocho horas, así como a la propiedad de la tierra, son conquistas de la Revolución mexicana, que convocó a niños, mujeres, y hombres tanto de las ciudades como del campo, que vivían en condiciones paupérrimas y que encontraron en el movimiento social la forma de exigir un cambio.

“Vivimos en una sociedad libre, donde podemos tener derecho a la salud, a la educación, al trabajo, a la vivienda, hace cien años eso no existía, por ejemplo, mismo Pancho Villa no sabía leer ni escribir, aprendió cuando ya tenía más de 30 años”, comentó el historiador ante una audiencia conformada por niñas, niños y adultos que se dieron cita en la sede de la Secretaría de Cultura.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

El conversatorio Revolución mexicana, la primera revolución social del siglo XX es el segundo de una serie que la Secretaría de Cultura y el INEHRM llevan a cabo en Tlaxcala para analizar algunos de los personajes y sucesos clave ocurridos durante la Revolución Mexicana, en el marco del 109 aniversario.

Estos eventos continuarán y para el 5 de diciembre a las 17 horas, en el lobby de la Secretaría de Cultura, la siguiente sesión será con el tema Ricardo Flores Magón y el Partido Liberal Mexicano, que contará con la presencia del investigador Miguel Ángel Ramírez Jahuey.