El pasado domingo se vivió en las calles de la capital de Tlaxcala el desfile conmemorativo  a la 34 edición del Festival Internacional de Títeres Rosete Aranda.

Texto –El Mayate. 14 octubre 2019. Fotos ©Fernando Camacho.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

Como dejar de sentirse niño de nuevo ( para todos aquellos mayorcitos, como su servidor) al ver una función de títeres, o al verlos caminar por las calles de la mano de su titiritero,  es imposible aterrizar a la realidad y volver a imaginar esas historias jugando a los títeres.

Este sentimiento a lo mejor compartido por varios de ustedes, se debe al encuentro con nuestro niño interior que nos hace brotar lágrimas de alegría al verse feliz de nuevo al notar esos juguetes, esas historias, esos viajes inocentes llenos de aventura y felicidad.

Este domingo le abrimos al puerta de la soledad y la adultez a nuestro niño, nuestro Josecito, Carlitos, Toñita o Toñito, Patricia, Nayeli, Fabiola, Alejandra, Lulis; a nuestra inocencia, saltando de alegría con la presencia de los títeres, mojigangas, sorprendiéndonos de esas historias contadas por amigos imaginarios que bajaron con hilos en las manos.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

Si, este domingo, las calles de centro de Tlaxcala fueron invadidas por niños de todas las edades, disfrutando de un desfile que solo pasa una vez al año, en este mes de octubre cuando el Festival Internacional del Títere Rosete Aranda, reúne a maestros titiriteros locales e internacionales para soñar y  jugar.

Después del andar de las marionetas, los besos de los títeres y el ritmo de la mojigangas, el parque de Tlaxcala se llenó de varios mundos soñados, unos de Huamantla, otro de Italia, de Cuba, República Checa, Uruguay , en fin, en Tlaxcala hubo varios lugares para soñar y disfrutar de esas historias solo en  la imaginación viven..

Sin duda un domingo mágico que nos hizo a muchos que el corazón nos brincara de gusto, y a los más grandecitos del recuerdo de “Pelusa” y los títeres de Rosete Aranda en un largometraje, joya del cine de oro mexicano.