Algo que no compartimos, la subasta en Francia de arte precolombino: Diego Prieto.

Texto-El Mayate-20 septiembre 2019.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate y Millon.com.

Un tema que ha causado revuelo a nivel mundial, pero sobre todo le pega a México, es la venta de arte en una casa de subasta en Francia.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

En la visita al estado de Tlaxcala se abordó al director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Diego Prieto sobre este tema que no solo afecta a las piezas de arte que han sido sustraídas de territorio mexicano si no que la venta de nuestro patrimonio es un tema muy delicado.

Diego Prieto señalo, que es lamentable y que no comparte estos sucesos, este tema a causado inconformidad en todos los niveles en México, la presencia de la disparidad normativa es algo que nos afecta, ya que en Francia tiene ellos una normatividad y leyes que favorecen a los coleccionistas privados.

En México para nosotros los bienes arqueológicos, representativos de las culturas originarias que se asentaron en el territorio mexicano son bienes valiosos y que constituyen un enorme legado histórico y simbólico y tiene un carácter de inalienables, imprescriptibles, inembargables, que son propiedad de la nación y no puede ni deben ser objeto de comercio.

Pero recordemos un poco de lo que estamos hablando y nos referimos. La casa Millon, de Alexander Mllon, puso en subasta 120 artefactos prehispánicos de México.

La colección incluye estatuillas de arcilla de figuras de la fertilidad, cerámica, joyas y otros objetos, que una pareja francesa inició la colección en la década de 1960.

Para Millon, como esta es colección privada los “dueños” tiene derecho a venderla.

El precio de algunas de estas piezas son: La estatua de piedra de una diosa azteca tenía un precio estimado antes de la venta de entre 40 mil y 60 mil euros. Al final se vendió por 377 mil euros; otra estatua de una deidad azteca también superó el precio estimado cuando se vendió por 97 mil 500 euros y una máscara de piedra se vendió por 62 mil 405, cinco veces más del precio calculado.

El director general del INAH pide ser anuentes al reclamo de México y otras naciones, con relación con patrimonios que han llegado de manera ilícita, clandestina y claramente delincuencial.