Texto- El Mayate- 18 septiembre 2019. Fotos ©Fernando Camacho/ El Mayate.

El tratante de blancas tlaxcalteca Gerardo Altamirano Campos alias “el Cepillo” es encarcelado luego de 11 años en libertad.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate.

La activista y Presidente de la organización Unidos contra la Trata, Rosy Orozco en compañía de Karla Jacinto, quien fue víctima de “el Cepillo”, estuvieron en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para constatar la información de la aprehensión de Gerardo Altamirano Campos, apodado “el cepillo”, quien estuvo prostituyendo a Karla por cuatro largos años, cuando solo era una niña.

Luego de su entrevista con el procurador en el estado, Rosi Orozco dio un pronunciamiento en la parte exterior de la Procuraduría a los medios de comunicación, donde festejo la captura de esta persona que ya llevaba once años “desaparecido” y que gracias a una verificación de documentos en un aeropuerto del estado de Chiapas se logra su aseguramiento.

La activista mencionó que este tratante era el único que no estaba preso y felicitó a la PGJE por la aprehensión de este personaje y de Leticia N. , ante este hecho Rosi Orozco hace un llamado para quienes los conozcan y las víctimas de “el Cepillo” y sus cómplices, denuncien, que sean valientes y den datos para su captura.

Karla Jacinto se dijo feliz por la detención y encarcelamiento de su agresor, que ya se está haciendo justicia, a pesar de haber pasado once años, donde sufrió, lloró, gritó y fue juzgada por lo que nunca quiso ser. 

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

Hoy Karla menciona que se siente libre y esta haciendo muchísimas cosas que jamás pensaba lograría hacer.

El caso de Karla fue conocido mundialmente, fue obligada a prostituirse cuando tenia doce años de edad y así duró su condición hasta los 16, cuatro años de sufrimiento y maltrato que hoy encuentran una parte de justicia  con la captura en encarcelamiento de “el Cepillo”.

Ella conoció a este tipo en la estación del metro Pino Suárez en la Ciudad de México, cuando tenía 12 años, menciona que él vio algo en ella, en ese tiempo ella tenia muchas carencias (emocional, cariño, económica), ideándole una película de amor, así fue como la enganchó y la mantuvo prostituyéndose por cuatro años, atendiendo clientes de todos lados, cambiando residencia en Guadalajara, Irapuato, Puebla.

El maltrato físico era una constante, que le provocó abortos, es una vida que no le deseo a nadie.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

Karla, actualmente se volvió activista, dando pláticas en escuelas para que disminuya y a su vez sea prevenido para jóvenes que posiblemente sean víctimas de este delito.