TEXTO- El Mayate-  10 agosto 2019.

Fotos  ©Fernando Camacho / El Mayate.

Desde 1878 la familia Hernández Castillo, originarios de Huamantla, Tlaxcala, México pero sobre todo a Doña Caro que retoma esta tradición en 1963, realizando la confección del ropaje que la Virgen de la Caridad portará en el recorrido de la Noche que nadie duerme.

Utilizado canutillo de Oro de tres distintos tipos ( briscado, brillante liso y opaco) es como se empieza a armar el ropaje de la Virgen de la Caridad para darle una sensación de tercera dimensión al observarlo, donde los diseños varían cada año.

Para darle esa textura al Oro al momento de realizar las puntadas en la tela tiene dos denominaciones, cola de ratón y panza de ballena, así como la hilaza, que cada una dependen al grosor que se le de al canutillo donde a veces para desear esa textura abultada se le rellena con algodón.

En esta ocasión participaron 45 bordadoras , donde la mayoría son jovencitas, pero la presencia masculina se hace presente en momentos, donde figuras como presidentes municipales, secretarios y hasta cantantes como el cantante Carlos Riveras, oriundo de esta municipio huamantleco a aportado algunas puntadas en años pasados, donde antes de ganar el concurso de canto “la Academia” asistía cada año a ayudar a la confección y bordado de estas prendas.

Sin duda un trabajo de bordado de varios meses donde la Fe de los colaboradores hacia la Virgen se hace presente en su vestido color blanco de raso de seda y su manto azul de tela shantu con incrustaciones de oro por el canutillo y podrá apreciar el día que recorre este municipio, en la noche que nadie duerme.