Texto- El Mayate- 2 agosto 2019

Fotos ©Fernando Camacho/El Mayate

El salón de cabildo II fue testigo en esta ocasión de la presencia del Matador Diego Silveti engalanando la novena edición de los jueves taurino el 1 de agosto, dejándonos conocer un poco de su historia y trayectoria taurina de su familia.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

Diego Silveti del Bosque, siendo el quinto miembro de esta dinastía torera; después de concluir su carrera universitaria, se decide por seguir la tradición familiar de ser torero, actualmente lleva ocho años como matador, por consejos de su abuelo y tío, deciden que el mejor lugar para su preparación y hacer carrera, sería España. Allá debutó como novillero con más de cuarenta novilladas en las plazas más importantes de España, Francia, Portugal y Latinoamérica, con un par de novilladas mixtas en México.

Diego toma su alternativa un 12 de agosto de 2011 de manos de José Tomás y Alejandro Talavante, siendo esta, una excelente mano para poder torear en todos los países taurinos  y poco a poco se ha consolidado con una carrera bonita, con mucho esfuerzo, dedicación y entrega.

Después de una reseña gráfica de la dinastía Silveti, Diego mencionó que todo comenzó por Juan Silveti Mañón (Juan sin miedo), oriundo de Guanajuato, tomando la alternativa en 1913, en ese entonces sin tener ningún antecedente taurino, encuentran en la fiesta de los toros una posibilidad de poder buscar el sustento de su familia.

Quien continuó con este andar torero es Juan Silveti Reinoso (su abuelo), quien fue un torero y una figura en nuestro país y a nivel internacional, llegando a salir en hombros en dos ocasiones en las Ventas en España, iniciando su historia taurina en Tlaxcala, en la ganadería de Piedras Negras, donde vivió más de un año y medio, donde aprendió de la tauromaquia y se forjó como torero teniendo una relación muy cercana con los ganaderos de la zona,  fue, en palabras de Diego Silveti, un torero de corte muy clásico, sobrio, ortodoxo, donde tuvo grandes tardes en la Republica mexicana, y por supuesto en España y Francia, retirándose a finales de los años sesenta.

Diego mantuvo a los asistentes en silencio, atentos por esas historias familiares acorde a su dinastía, donde en momentos, el ruido de crujir de las madera viejas del salón de cabildos II, hacia que los asistentes expresaran un ¡Shhhhh…! Para poder escuchar al matador sin  distracciones.

Los minutos pasaban y entre aplausos y risas, este extraordinario torero no dejo de sorprender a los que llenaron el salón, que aunque sea de pié no dejaron de quitarle la mirada de encima, pero atentos de lo que salía de sus labios chicos, esas palabras, historias, anécdotas de un matador, torero, que abría su corazón al publico taurino de Tlaxcala.

Diego Silveti hizo referencia de algo bonito que tiene la familia Silveti, que todos los integrantes, de momento, los que tiene la alternativa, han podido confirmarla tanto en la Plaza México, como en la Plaza de Toros de Madrid, y que las cuatro generaciones directas en la tauromaquia, todos hay confirmado plazas emblemáticas en el mundo taurino.

Foto ©Fernando Camacho/El Mayate

David Silveti, padre de Diego, fue reconocido por su hijo como un torero místico y con entrega, menciona que David tomó su alternativa en 1967, después de algunos años de novillero,  donde en México tiene una carrera muy importante, donde lo más profundo de su tauromaquia fue su entrega y misticismo, como el sello que le caracterizó a lo largo de su carrera, siendo en palabra de Diego, “un torero de toreros”.

El próximo jueves 8 de agosto se retoman las proyecciones en los corrales de la Plaza de Toros Jorge Aguilar “el Ranchero” con proyecto de Ateneo Tlaxcala y los jueves Taurinos, recordándoles que  las actividades inician desde las 18 horas, proyectándose la película en punto de las 20 horas, no olviden traer su paraguas o impermeable.